Emprendedores y Felices

Descubrir juntos los secretos, errores y triunfos de emprendedores de éxito

Emprendedores y Felices

QUIERO SER EMPRENDEDOR

¿Por qué quiero ser emprendedor? Por dos motivos fundamentales: en primer lugar, porque odio tener un jefe y, en segundo lugar, porque en mi caso, es la única forma de ser financieramente independiente.

Quiero ser emprendedor

Estos dos factores son la mejor forma de alcanzar la felicidad personal y profesional.

En mi primer artículo desvelo mis objetivos para este blog. Lo que no explico es por qué quiero ser emprendedor.

Es cierto que mi corta experiencia empresarial no ha estado colmada de éxito a lo largo de mi vida, lo que durante mucho tiempo me ha mantenido alejado de la creación empresarial.

Sin embargo, un conflicto interior que crece me ha empujado a reconsiderar el volver a ser emprendedor. Quiero hablar del conflicto entre el rechazo a tener un superior y el miedo al fracaso al emprender una nueva aventura empresarial.

¿Por qué quiero ser emprendedor?

Desde el punto de vista profesional

Siempre he tenido problemas con la jerarquía. Esa sensación de nudo en el estómago que aparece cuando uno se dirige al trabajo (al igual que al ir al cole) me resulta insoportable.

Me gusta ser propietario de mis decisiones.

Por lo que, trabajar para otro jamás me permitirá alcanzar este objetivo.

Desde el punto de vista personal

Hace ya un tiempo tomé una decisión importante: pasar más tiempo con mis hijos y mi mujer. Así que trabajar para otro jamás me permitirá alcanzar este objetivo.

El tiempo no tiene precio, ganar dinero a cambio de mi tiempo nunca me permitirá ser feliz.

Lo que me hizo cambiar de opinión

Durante un periodo de mi vida, el mundo del emprendedor me daba miedo. Tras el éxito a medias de la tienda de videojuegos y CD (hace 15 años), mi único objetivo era vivir tranquilo. Sin riesgos.

Sin embargo, este último año he aprendido algo muy importante: el riesgo siempre está ahí, ciertamente, pero se puede medir.

Ahora sé que no tengo necesidad de lanzarme en una gran inversión de riesgo: puedo sencillamente empezar poco a poco fijando de antemano un objetivo claro de lo que quiero hacer en la vida.

Mi situación actual

Mi libertad

Soy autónomo en España, en la región de Castellón. Imparto clases de francés a domicilio, a particulares y también a empresas. Cotizo todos los meses en la seguridad social y presento mi declaración de impuestos todos los trimestres a Hacienda.

Soy completamente autónomo y adoro la independencia que me aporta el hecho de no depender de ningún empleador. Dependo de mis clientes, los cuales puedo escoger. Normalmente, todos ellos son adorables y no tengo esa sensación de nudo en el estómago cuando voy a trabajar. Soy yo el que controla la situación en todo momento.

Necesidad de pasar de una cosa a otra

Sin embargo, hay dos aspectos de mi carrera profesional que quiero corregir.

El primero de ellos es el dinero. No lo voy a negar. Actualmente, tengo un salario medio neto de 2100 €. Este salario es un poco ajustado para una familia de cuatro personas. Como muchos, llegamos un poco apurados a final de mes. Esa ha sido mi principal motivación para volver al mundo empresarial.

El segundo punto importante es la pasión. Doy clases de francés y mis alumnos me respetan. Estoy muy solicitado para dar clases y eso alimenta mi ego, da gusto. Sin embargo, no es mi pasión. Me lancé en esta profesión por accidente, con el objetivo de tener una fuente de ingresos en plena crisis mundial que afectó fuertemente a España.

Ahora, necesito un nuevo reto y sobre todo, descubrir algo que realmente me apasione.

Mi objetivo: el sector inmobiliario

Esa pasión es el sector inmobiliario. Sin embargo, si me lo hubieses preguntado hace año y medio, te hubiera dicho lo contrario. El cambio surgió tras ver algunos videos y formaciones sobre el tema, lo que me permitió dejar de satanizar el mundo inmobiliario, y también sembró las semillas de una nueva pasión que está surgiendo.

Mi mujer y yo realizamos nuestra primera inversión inmobiliaria hace seis meses, la cual ha resultado ser rentable (7,8% de rentabilidad bruta anual). Este pequeño éxito nos conforta en la idea de continuar y de, algún día, convertirlo en nuestro modo de vida y la fuente principal de ingresos.

El diario de un futuro emprendedor

Este pequeño artículo es el comienzo de lo que yo llamo el diario de un futuro emprendedor. Ya te he explicado por qué quiero ser emprendedor.

A partir de ahora, voy a compartir contigo todas las semanas la evolución de mi empresa: las etapas, los errores, las soluciones, los aprendizajes. En resumen, te daré a conocer todo.

Si eres emprendedor o si tienes experiencia como tal, te invito a que compartas tus comentarios a continuación y que intercambiemos ideas.

Compartir artículo :
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.