Emprendedores y Felices

Descubrir juntos los secretos, errores y triunfos de emprendedores de éxito

Emprendedores y Felices

Mrs. Fields, DE AMA DE CASA A MILLONARIA

Después de haber hablado de Oprah Winfrey, Arianna Huffington, Coco Chanel y Madam C. J. Walker, podrías pensar que el éxito está reservado para aquellas personas que han tenido una infancia dura o muy complicada. Mrs. Fields simplemente pasó de ama de casa a millonaria.

Es el motivo por el que creo que la historia de Mrs. Fields te va interesar.

Así pues, Mrs. Fields lleva una vida común y corriente, lo que yo llamo una infancia clásica. Su padre trabaja duro para mantener a su mujer y a sus cinco hijas. No son ricos pero tampoco son pobres. De hecho me recuerda a mi propia infancia pues al igual que Debbi Savyer, aunque había época en la que había que «apretarse el cinturón», nunca me faltó de nada.

Debbi Savyer, más adelante, Debbi Fields, con 20 años es un ama de casa que solo se preocupa por su hogar y por preparar su especialidad: las cookies.

Sin embargo, se aburre y no está a gusto con esta vida `junto a su brillante marido, un consultor financiero que trabaja para grandes compañías.

Sin embargo, haciendo lo que mejor sabe hacer, su vida toma un giro inesperado.

Diez años después de la apertura de su primera tienda en Palo Alto, Estados Unidos (no encontramos en 1987), Debbi y su marido dirigen 500 tiendas presentes en varios sitios de Estados Unidos, así como en Japón, Reino Unido y otros países. Su fortuna se estima en varios millones de dólares y ella no se conforma con esto.

Cuando Mrs. Fields vende su compañía en 1996, esta vale 400 millones de dólares.

Y sin embargo, su primera tienda de Palo Alto no la abre por dinero.

Los valores de Mrs. Fields

Debbi Savyer es la hija menor de entre cinco chicas. Su padre trabaja como soldador en la Marina y su madre es ama de casa. Sus padres y los trabajos esporádicos que ella realiza forjan en ella una base sólida de valores y principios de vida. Estos valores y principios son el corazón de las decisiones que toma durante la creación y desarrollo de la compañía Mrs. Fields.

El trabajo recompensa

Debbi siempre da lo mejor de sí en el trabajo. A sus 15 años Debbi trabaja en una tienda de ropa, y da más importancia al hecho de disfrutar lo que hace que al dinero. Hacer bien las cosas y mostrarse amable con el cliente mostrándole todas las opciones posibles de productos es lo único que cuenta para Debbi cuando de trabajo se trata.

Además, este trabajo le permite comprarse lo que quiere. Para ella, no existe una mejor manera.

Trabaja y siempre da lo mejor de ti.

La perseverancia

El primer día en su primera tienda es el ejemplo tipo de lo que es la perseverancia.

El día de la inauguración, era medio día y no había vendido nada, en lugar de rendirse decidió llenar una bandeja con sus cookies y ofrecerlas gratuitamente a la gente que pasaba.

Esta estrategia, asimismo, demostró ser un éxito que incorporó en su estrategia comercial.

La pasión

Pasión y trabajo

«Observa lo que te gusta hacer en tu tiempo libre, quizás ahí tienes la clave de tu éxito.»

Debbi Fields

Estamos a 18 de agosto de 1977, es medio día, no se ha vendido nada, no se ha vendido ni una sola cookie en el día de apertura de su tienda. Mrs. Fields empieza a perder su radiante sonrisa.

Tan resuelta como temerosa del fracaso, quizás también un tanto desesperada, coge una bandeja de cookies para ofrecerlas gratis en el centro comercial y terminar ofreciéndolas en la calle.

¡Y funciona!

Cuando decide crear su empresa, consulta a expertos de mercado, todos le dicen, absolutamente todos, que su idea es mala.

Sin embargo, esas mismas personas adoran sus cookies y le pronostican un fracaso a nivel comercial.

Inclusive los bancos se niegan a concederle un préstamo.

Su pasión es su motor, es lo que la empuja a ir lo más lejos posible. Aún en los momentos de desesperación.

Todo el mundo es importante

Todo el mundo es importante

Debbi nunca menosprecia a nadie, sin importar de quien se trate. De la relación con las estrellas del club de béisbol de cuando trabaja en su juventud, Debbi aprende la importancia de hacer sentir a los otros importantes.

Cuando Debbi pone en marcha su empresa, empieza por contactar al vendedor de una gran compañía de chocolate (ella prefiere no mencionar el nombre de la compañía). El vendedor pasa completamente de ella con la excusa de que su pedido es ridículo.

Por el contrario, el vendedor de una compañía que es competencia de la primera no solo se porta amable con ella sino que se desplaza para hablar en persona con ella sobre su pedido de… 11,5 kg (25 libras). Diez años más tarde, este mismo proveedor le sirve pedidos anuales que ascienden a los 7 millones de dólares.

Esta es la actitud que exige a todos los empleados de la compañía Mrs. Fields, y a ella misma también.

El hecho de esforzarse por hacer a la gente (cliente y otros) feliz hace que la vida tenga sentido. La recompensa personal es la más importante, la recompensa material, es la consecuencia de ello.

No espera a que los otros vayan hacia ella, ella va hacia los otros.

Cuando lees su biografía, ves una lógica en su filantropía. Debbi se esfuerza a nivel personal en una causa que es muy importante para ella. Debbi hace donaciones para la investigación de la fibrosis quística y participa a título personal.

Debbi nunca abandona

Debbi no acepta un «no» por respuesta. Ello está en concordancia con el hecho de aferrarse a su pasión.

Si Debbi hubiese escuchado a su familia, amigos o a los amigos y colegas de su marido, nunca hubiese abierto su primera tienda.

Si ella se hubiese conformado con consultar unos pocos bancos, jamás habría obtenido su primer préstamo para su primera tienda. Debbi tampoco habría tenido el éxito bursátil que ha tenido su compañía.

Si se hubiera quedado con la respuesta del primer proveedor de chocolate, jamás hubiese abierto su primera tienda.

Dejarse ayudar

Dejar que te ayuden

El marido de Debbi es su principal apoyo en la creación y expansión de la compañía. Y a medida que su empresa va creciendo, rodearse de personas competentes en todos los ámbitos se vuelve primordial.

Para la financiación, para encontrar el material necesario para la cocción de las cookies, para encontrar el proveedor de chocolate que la ayudará y la aconsejará al respecto, los expertos financieros para que su compañía salga a bolsa, etc.

Los errores y el miedo al fracaso

Los errores y el miedo al fracaso

Cuando Debbi tiene que cerrar 90 tiendas, se da cuenta de que debe rodearse de directores competentes. Mrs. Fields no puede tener éxito, es la frase que la atormenta durante la inauguración de su tienda.

Según Debbi, los fracasos han de celebrarse. Es algo que ya he visto en todas estas mujeres: Oprah Winfrey, Arianna Huffington, Coco Chanel y Madam C. J. Walker. Los errores forman parte del éxito si los conviertes en herramientas que te permitan rectificar el tiro.

Los fracasos pueden conducirte hacia una nueva y mejor dirección mientras que el éxito puede alejarte del buen camino.

Poco importa que sea perfecto

Ser perfeccionista

«El perfeccionismo, la marca de los grandes. El perfeccionismo, el dolor de los grandes. Puesto que la perfección no la puede alcanzar nadie.»

Pierre Bruneau

El día de la apertura de la tienda, usó cucharas de té y tasas para medir las cantidades. Aunque este no era el método más eficaz, se puso en marcha. ¡Toma nota!

Más vale empezar mal que no hacer nada a la perfección.

Su filosofía de empresa

Los valores y principios de una persona difícilmente pueden separarse en la práctica. Todos los valores de Debbi Fields que acabo de describirte se encuentran en su filosofía de empresa. Debbi no puede tener éxito, y sin embargo sienta las bases para un éxito total.

El servicio

Todos los empleados tienen como norma hacer todo lo posible para que un cliente tenga acceso a todos los productos propuestos, que pueda ver todo de un vistazo.

Toda persona que entra en su tienda, ya sea cliente o trabajador, debe sentirse bien.

La gestión del personal

Responsables unos de otros

Debbi procura que el personal se implique en su trabajo y que todos los empleados conozcan todos los aspectos de su trabajo.

Debbi se encarga de que todo el personal forme parte de la empresa como si fuera suya. Todo el mundo recibe formación de tal forma que todos los empleados son capaces de realizar todas las funciones de la tienda.

Los empleados no van a la tienda únicamente para recibir un salario, sino para tener la posibilidad de una carrera.

Los empleados deben sentirse responsables de las tiendas, y así ocurre.

Efectivamente, Debbi Fields sabe perfectamente que el éxito de cada tienda depende completamente de sus empleados. Ellos preparan la pasta, vigilan la cocción y sirven y venden las cookies. Por consiguiente, Debbi desarrolla una red de tiendas en la que los empleados se sienten comprometidos con Mrs. Fields.

Estrategia comercial

Ofrecer gratis

Dar antes de recibir

Debbi Fields nunca hace publicidad, su método: proponer muestras gratis a los clientes.

Su acto desesperado el día de la apertura de su primera tienda para proponer sus cookies a los clientes reacios a la idea de pagar un producto tres veces más caro que la competencia, la condujo a salir a la calle y proponer una degustación gratuita.

Finalmente, esto se convierte en su estrategia comercial número uno de ventas. Los clientes son los únicos jueces de las cookies Mrs. Fields.

Bastante bien nunca es suficiente

El año que el precio de la uva aumentó vertiginosamente debido a una mala cosecha, Debbi acepta pagar más con tal de garantizar la calidad de su producto.

Debbi no duda en deshacerse de productos que hayan sobrepasado las dos horas de cocción. Otro ejemplo de calidad.

Lo que puedes aprender de Mrs. Fields y aplicarlo ahora mismo

Pon las manos en la masa

1. Ten pasión y perseverancia. Si haces las cosas con amor, ya eres la persona más rica del mundo.

2. Aporta valor a las personas y no dudes en dar antes de recibir.

3. Da siempre lo mejor de ti y…

4. … comete tus propios errores y úsalos para guiarte.

5. Rodéate de personas competentes y ayúdalas a sentirse implicados.

6. Todo el mundo es importante. Haz que las personas a tu alrededor se sientan a gusto.

Finalmente, Mrs. Fields podía tener éxito.

Por supuesto, todo ello implica algo primordial e indispensable: tienes que poner las manos en la masa.

Compartir artículo :
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.