Emprendedores y Felices

Descubrir juntos los secretos, errores y triunfos de emprendedores de éxito

Emprendedores y Felices

Mantener el rumbo

Semana 5 del diario de un emprendedor. Mantener el rumbo es, según mi definición, “el hecho de tener siempre presente que cualquier decisión que tome ahora me dirige hacia mi objetivo final. ”

Mantener el rumbo

Mi proyecto es la creación de una empresa inmobiliaria en España, más concretamente consiste en obtener un stock de viviendas con el objetivo de generar ingresos regulares gracias a los alquileres recaudados.

Así que para mí, al tener y mantener el rumbo me permito el lujo desviarme de vez en cuando, tener momentos de distracción Netflix, momentos con la confianza de alguien que sabe cómo volver a las tareas diarias que me llevarán a la meta que tengo. Me he arreglado.

En este preciso momento en que escribo este texto, en realidad estoy haciendo algo que no suelo hacer: escribir para mi blog por la noche antes de irme a la cama. Mientras que lo habitual sería estar en este preciso instante en la cama leyendo libros antes de dormir.

Lo que ha sucedido es que hace un rato me di cuenta de que tenía que escribir mi artículo de la semana para el blog de Emprendedores y Felices. Podría esperarme a mañana por la mañana, pero sé que estaba acumulando retraso. De hecho, teniendo una semana ocupada, no puedo permitirme mucho retraso.

Entonces, ¿por qué cambiar mis hábitos cuando estoy realmente cansado y solo tuve un deseo hace unos 15 minutos: DORMIR?

Bien a gusto me tomaba un descanso ahora, pero hay dos razones que requieren mi atención para este artículo.

La primera es que disfruto compartiendo mis experiencias de la semana para la creación de mi proyecto de negocio inmobiliario.

La segunda razón es que me doy cuenta de que si quiero mantener el rambo, el mero hecho de escribir me ayuda mucho de esta manera.

En este artículo, empezaré haciendo un repaso de mi progreso de la semana, luego te contaré mis metas empresariales y finalmente haré un balance sobre la lección de la semana.

Mi dirección como emprendedor

Lo que quiero en la vida

Mi objetivo empresarial es: dedicarme plenamente y vivir de una actividad que me fascina a la vez que ofrece un servicio útil para los demás.

El diseño de mi proyecto ha evolucionado en los últimos meses y ha cambiado bastante desde el año pasado. Reconozco que lo que me motivaba al principio se limitaba a ganar tiempo y ganar más dinero. Estos dos factores permanecen presentes, no lo niego. Siguen siendo importantes para mí.

Sin embargo, ahora quiero ir más lejos: quiero aportar algo útil a los demás.

Desarrollo todo esto en otros artículos, pero aquí va un breve resumen.

· Alcanzar un importante ingreso mensual para mi familia y para mí. ¿Sabes a qué me refiero? La vida de ensueño!

Pasar la barrera de los diez mil euros al mes es una meta, especialmente porque entiendo que el futuro es bastante incierto para los futuros jubilados y, por lo tanto, proteger a mi familia y a mí mismo se ha convertido en una meta necesaria. Esta no es codicia del tío Tacañón.

Satisfacer nuestras necesidades sin preocuparnos por los difíciles finales de mes es un factor clave en mi vida.

Para poder concentrarme en lo que me importa y lo que más me interesa en la vida, no puedo pasar mi tiempo mirando si mi cuenta bancaria da para todo.

· Sentirme libre, disponer de un tiempo de calidad para mi familia. The Rat Race, esta carrera frenética es, para ti y para mí, insoportable. Acompañar a mis hijos a la escuela y luego ir a buscarlos, ser capaz de decidir mi horario según lo crea conveniente es lo que me llama.

En resumidas cuentas, tener un ingreso que cubra en gran medida mis gastos debería darme tiempo para lo que realmente me importa: mis proyectos pero antetodo mi familia.

· Aportar algo útil a los demás

La conclusión a la que he llegado en los últimos meses es: quiero pasar tiempo con mi familia, sí; Quiero proteger a mi familia de la necesidad, absolutamente correcto; pero, además de eso, quiero dar a mis hijos algo más: transmitirles el gusto por las cosas bien hechas y por construir lo que es importante para nosotros y de valor para los demás.

Lo que hago ahora

Hay muchas actividades que todos pueden realizar, hay todo un mundo de posibilidades. La motivación del emprendedor es emprender, pasarse la vida creando cosas.

Por mi parte, tengo dos proyectos.

En este preciso instante, estoy construyendo un parque inmobiliario ofreciendo viviendas de calidad, esa es mi visión. Ese es el negocio que estoy describiendo ahora en los artículos del presente blog.

Luego está el blog Emprendedores y Felices, que estás leyendo en este momento, y su hermano francés.

El placer de avanzar

Desde que tengo una idea clara de mi objetivo a largo plazo, de mi visión como emprendedor, admito que me lo estoy pasando pipa viendo cómo evolucionan los dos proyectos.

Ahora, la noción de mantener el rumbo adquiere todo su significado. Tengo en cuenta lo que quiero en la vida (tiempo, dinero, aportar algo útil).

Cuando me alejo de mis metas

Ahora que todo está claro para mí, veo a mis compañías como los vehículos que me llevan a la carretera que elegí.

Solo tengo que mirar las señales y los semáforos para asegurarme de que no me pierdo.

La seguridad de no perderme nunca

El camino a seguir es a veces psicológicamente largo, agotador y embarrado: es como cruzar el desierto.

Así que la pregunta que me hago muchas veces es ¿voy por el camino correcto? ¿Esta decisión va en la dirección que elegí? ¿Estoy dedicando demasiado tiempo a esta o aquella pregunta?

La dificultad es identificar la piedra gorda del día, es decir, la pregunta que debo tratar primero. De hecho, a menudo dedico demasiado tiempo a temas que al final resulta que no me ayudan mucho a avanzar en mis proyectos.

Para asegurarme de no perderme nunca, para mantener el rumbo, me paro a pensar en mis verdaderas prioridades en la vida.

La seguridad de no alejarse demasiado

De vez en cuando, me alejo un poco, es normal y es humano. En algunos casos, tomo la distancia voluntariamente. En otros, es completamente accidental.

La vida también se trata de tener vida social. Salir, celebrar un cumpleaños, jugar con tus hijos, etc. Es normal y sano.

Sin embargo, cuando es necesario hago una selección. A menudo renunciamos a invitaciones porque no tenemos tiempo. Salir se ha vuelto extremadamente raro en los últimos meses debido al tiempo y dinero que suponen.

Además, a veces la distracción viene del propio trabajo.

Los momentos de procrastinación son, en mi opinión, los más difíciles de manejar porque no siempre son obvios de identificar.

Es en este momento que saber POR QUÉ hago las cosas adquiere toda su importancia.

Lección de la semana: Mantener el rumbo

El placer de escribir para compartir conmigo mismo o con los demás, puede parecer extraño decir que comparto conmigo mismo. Pero así es como me siento cuando escribo. Es como redescubrir lo realizado unos días antes.

Gracias a la escritura, mantengo el rumbo porque la escritura es plasmar lo que has hecho y lo que se debe hacer en los días o semanas siguientes.

Cuantos más elementos aporto a este diario, más me doy cuenta de su importancia.

En otra publicación, comparto contigo los siguientes pasos respecto a las decisiones tomadas hacia el proyecto de creación de mi negocio: poco a poco y paso a paso.

Por supuesto, te invito a dejarme tus comentarios y sugerencias a continuación. Cuanto más compartamos, más avanzamos hacia el conocimiento.

Compartir artículo :
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.