Emprendedores y Felices

Descubrir juntos los secretos, errores y triunfos de emprendedores de éxito

Emprendedores y Felices

ALGUNAS SOLUCIONES DE FINANCIACIÓN

Diario de un emprendedor, semana 2. Buenos días y gracias por continuar leyendo mi diario. Quiero hablarte de algunas soluciones de financiación que en estos momentos estoy valorando para mi proyecto de inversión inmobiliaria.

Soluciones de financiación

Antes de continuar, debo confesar que el hecho de contarte mis ideas en este diario como éstas sobre soluciones de financiación me aporta grandes ventajas a nivel personal:

1º Tener las ideas más claras sobre el camino a seguir:

2º Tener la mente tranquila y seguridad en mi recorrido como emprendedor en el ámbito inmobiliario.

Mi proyecto consiste en crear un parque inmobiliario constituido por pisos de alquiler de corta estancia o de alquiler compartido. El objetivo es tener un conjunto de activos que producirán beneficios de forma automática. En resumen, mi mujer y yo preparamos nuestra jubilación.

Volviendo al momento presente, respecto a la semana 1, he hecho algunos avances en la parte de financiación. Creo haber encontrado algunas soluciones muy interesantes.

Recordemos

La semana pasada, en la búsqueda de soluciones de financiación de mi proyecto inmobiliario, me lancé a la caza de créditos hipotecarios.

Concretamente, contacté a cuatro entidades bancarias (para simplificar, bancos = bancos + cajas de ahorro). Como suelo hacer habitualmente, he procedido en dos etapas:

Etapa 1: hago mi dossier de crédito

Dossier de crédito

En este dossier detallo la información relativa a mi mujer y a mí, respecto a nuestra situación profesional y personal.

Para ser más precisos:

· Situación personal: estado civil, régimen económico matrimonial.

· Actividades profesionales: salarios u otros ingresos, arrendador, trabajador por cuenta propio o ajena, etc. En este apartado presento todos los documentos que demuestran mi histórico como trabajador y mi actividad actual.

· Patrimonio: bienes pasivos (casa donde vivimos, créditos de consumo).

· Patrimonio: bienes activos (inversión inmobiliaria, venta de bienes, acciones, entre otros). En resumen, todos los bienes que te aportan ingresos.

· Y por último: tu declaración de la renta, del IVA.

Etapa 2: contacto con las entidades bancarias

Como he mencionado anteriormente, he contactado a cuatro bancos.

La selección de las entidades bancarias ha sido en función de los contactos de los que disponía, personas con las que había tratado recientemente. La primera entidad ha sido mi banco, con el que llevo años, por lo que lo más lógico era preguntarles a ellos.

En un momento u otro, ya había tenido trato con varios de ellos para solicitar créditos cuando buscaba financiación para mi primera inversión.

Te cuento brevemente… mi mujer y yo realizamos nuestra primera inversión hace algunos meses con dinero de nuestros ahorros y con un crédito personal. Finalmente creo que cometimos un error al proceder de esta forma. Creo que debería haber financiado la mayor parte de la inversión con créditos (hipotecarios o personales) y mantener una mayor liquidez a disposición nuestra. En fin, nada grave, he aprendido la lección.

Contactar a esos cuatro bancos no tiene otro objetivo más allá de saber si me apoyarán en mi próxima inversión, incluso antes de empezar a visitar otros pisos.

Las respuestas

Si dijese que ha habido entusiasmo en las respuestas, te mentiría deliberadamente.

Como suele ser habitual en estos casos, las respuestas han sido tibias. Cuando me han respondido, me han enviado las condiciones generales.

La primera persona que me respondió me solicitó más información. El contacto que hace un año había sido amable, en esta ocasión me ha parecido más bien diligente, del tipo «no tengo tiempo que perder». Posiblemente se trate solo de mi impresión. No obstante, continuaré con el proceso y les enviaré la información complementaria que me han solicitado.

El contacto del segundo banco me ha remitido con un compañero suyo. La persona con la que había tratado hace seis meses la han transferido a otra sucursal. Por lo tanto, envié un correo a este nuevo contacto con el fin de presentarme y obtener información, pero después de una semana, aún no tengo NADA.

La tercera entidad me ha respondido con más información. Seguiré en contacto con esta persona principalmente porque las condiciones me parecen interesantes. Seguiré al tanto.

Finalmente, la cuarta entidad es mi banco. Aún estoy esperando que me respondan el correo que les envié, y he de decir que me he acostumbrado un poco a esto. Digamos que se trata de una especia de tradición por su parte, que respondan tarde o que no respondan a mis correos.

Sin embargo, pude hablar directamente con el director de la sucursal. De la conversación que tuvimos, me he quedado con información valiosa para obtener un crédito hipotecario y una parte de las soluciones de financiación:

1. Me pueden dar un 80% del préstamo (esto ya lo sabía).

2. Pare que me tengan en consideración, mi tasa de endeudamiento no debe ser superior al 40% de mis ingresos (por ejemplo, si gano 2000 € al mes, cabe esperar un nivel de endeudamiento de 800 €/mes).

3. Finalmente, mis hábitos de consumo deben ser correctos: esto sencillamente quiere decir que querrán verificar que no sea un usuario compulsivo de la tarjeta de crédito, y si pago regularmente mis deudas.

Una etapa imprescindible: mis nuevas soluciones de financiación

Encontrar dinero en efectivo

Conseguir dinero es una etapa imprescindible para mis soluciones de financiamiento. De momento, no voy a obtener de los bancos lo que pido: 100% de financiación.

Todos, sin excepción, me conceden el 80% de financiación como máximo.

Por lo que será necesario encontrar el 20% restante en efectivo. De momento, tengo 3 posibilidades:

1. Emplear los fondos para emergencias que tenemos reservados. Se trata de un dinero disponible en caso de necesidad urgente: una reparación en el hogar, un coche, obras imprevistas, un problema financiero, en fin…

2. Solicitar un crédito personal con tasas de interés que van el 4% al 8,5% en plazos que van de 5 a 8 años. Es una posibilidad.

3. Encontrar una nueva fuente de ingresos.

La primera solución está descartada pues este fondo nos proporciona dinero en caso de problemas, la tranquilidad necesaria para tomar las decisiones futuras, además de ser un argumento más de negociación con los bancos. Por consiguiente, NO SE TOCA.

La segunda y tercera solución son las que contemplo actualmente. Los préstamos personales ya están a mi disposición, por lo que los guardo debajo de la manga ya sea para financiar las obras que pueda requerir el futuro bien inmueble o bien, para financiar la tercera solución, es decir: ganar dinero por otro medio que no sea mi trabajo actual (profesor de francés en academias y empresas).

Una de las soluciones de financiación que encuentro muy atractiva se me ha presentado recientemente mientras buscaba información referente a las subastas.

Así pues, existe la posibilidad de adquirir bienes inmuebles que la Seguridad Social pone a subasta. Por consiguiente, por una cantidad muy inferior al precio de mercado, puedo encontrar verdaderas gangas.

Me he puesto en contacto vía electrónica con una sociedad que ofrece sus servicios para este tipo de inversión.

En estos momentos me encuentro en la fase de descubrir esta tercera vía. Te contaré más la semana próxima.

En mi próximo post, compartiré contigo cómo van los trámites con los bancos y con esta sociedad de venta de bienes en subasta. Aunque creo que ahí están mis soluciones de financiación.

Dicho esto, te invito a que compartas tus comentarios y sugerencias a continuación. Entre más aprendo, más avanzamos todos al mismo tiempo.

Compartir artículo :
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
  •  
  •  
  • 3
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.